Translate

.

martes, 16 de junio de 2009

Dibujar un Notoungulado, y luego salir (de ayudante) en la búsqueda de elusivos fósiles.

Hace un par de años, cuando viajé a Venezuela a fin de consultar algunas colecciones de cocodrilos fósiles (Cortesía de Orangel Aguilera y Carlos Jaramillo), una de las cosas que me dejó más satisfecho fue haber gastado sumas considerables de dinero en una fotocopiadora de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM). Este gasto no solo me dejó con una maleta sobrecargada (y con el correspondiente dolor de espalda), sino que me proporcionó información sumamente valiosa que habría tardado mucho en conseguir, de haber renunciado a sacar tantas copias.
Entre las copias mas valiosas que obtuve se encuentra el “Tratado de Paleomastozoología” (Estudio de los mamíferos fósiles), escrito por Carlos de Paula Couto. Este libro ya no se consigue con facilidad, pues ya tiene sus años (1979). Sin embargo, a pesar de esto, me es de gran utilidad por varias razones. Primero que todo, tiene unas secciones con información básica sobre la morfología ósea y dental de los mamíferos. Esto es excelente si uno estudia reptiles con dientes cónicos y no tiene ni idea a quien pertenecen esos molares con crestas retorcidas. Por otro lado, al tratarse de un autor brasilero, hay un énfasis especial (y necesario) en las formas fósiles suramericanas.

El tratado de Paleomastozoología posa feliz junto con algunos de sus amigos.