Translate

jueves, 8 de noviembre de 2018

Preguntas y respuestas sobre los Fósiles de la Alta Guajira.

Una vez mas voy a usar un texto "reciclado" que escribí hace ya un tiempo. Voy a continuar haciéndolo pues tengo varias cosas interesantes que puedo incluir aquí fácilmente, sin hacer muchos cambios. Así como en el caso de la entrada sobre el Leyvasaurio, esto es un texto escrito con el fin de ayudar a resolver las preguntas de un medio de comunicación. Aquí encontrarán la nota periodística original, si encuentran demasiadas coincidencias, pues bueno, ya les expliqué la razón, estoy reciclando material.

Sin haberlo planeado, esta entrada aparece apenas pocos días después de una nueva nota periodística sobre el tema.


Amanece en la península de la Alta Guajira, a finales de marzo de 2010.

jueves, 1 de noviembre de 2018

Acerca del caiman gigante, al cual este blog debe su nombre. (IV)

Continuando con la tendencia de reutilizar textos (en este caso también imágenes) originalmente escritos con propósitos diferentes al del blog, vamos a hacer una "continuación" a la serie sobre el caimán gigante Purussaurus, de la cual ya existen una primera, segunda, y tercera partes. Las entradas anteriores de esta serie son también textos reciclados que fueron escritos originalmente con otro propósito.

El Purussaurus era una tipo de caimán gigante, tan largo y pesado como un bus, el cual vivió entre 16 y 9 millones de años atrás, durante la época conocida como Mioceno.  Se han encontrado fósiles del Purussaurus en varios países de Suramérica, incluyendo Brasil, Perú y Venezuela (Aguilera et al, 2006; Bocquentin, et al, 1989, Salas-Gismondi et al, 2015). En Colombia, se han encontrado fósiles del Purussaurus en los departamentos de Tolima, Huila, Norte de Santander, Amazonas y la Guajira (Jaramillo Justinico et al, 2011; Langston, 1965; Moreno-Bernal et al, 2016).

La caracteristica mas notoria del Purussaurus es su gran tamaño.

jueves, 25 de octubre de 2018

Verter Hierro en los Océanos: ¿Receta para un Desastre o Solución Ambiental? (IV)

Los alentadores resultados del experimento IronEx-I abrieron la puerta a una nueva area de investigación oceanográfica, llevando mas allá de la especulación el concepto de "fertilización de los océanos". Ahora bien, ¿Es posible encontrar una aplicación práctica a esta "fertilización de los océanos"? ¿Es una buena idea hacerlo?

¿Solución de geoingeniería? ¿O apocalipsis oceánico? Las opiniones acerca de la fertilización de los océanos con hierro son variadas, y como suele suceder. los intereses económicos involucrados no ayudan mucho a un debate objetivo. Imagen tomada de aqui.

jueves, 18 de octubre de 2018

Verter Hierro en los Océanos: ¿Receta para un Desastre o Solución Ambiental? (III)

En la primera parte de esta serie, se cuenta como se estableció inicialmente el papel del hierro en la actividad del fitoplancton del océano, mientras que en la segunda parte se cuenta como los avances en química analítica y oceanografía llevaron al consenso científico sobre el tema. "La hipótesis del hierro" había sido establecida, y el escenario estaba listo para poner a prueba esta hipótesis en el océano mismo.

jueves, 11 de octubre de 2018

Verter Hierro en los Océanos: ¿Receta para un Desastre o Solución Ambiental? (II)


En el post anterior habíamos visto como, en las primeras décadas del siglo veinte, se estableció que el hierro era importante para el crecimiento de las algas microscópicas. La disponibilidad del hierro entonces afectaría la absorción de dióxido de carbono y la productividad de los océanos. Sin embargo,en aquel entonces se carecía de las herramientas necesarias para medir las pequeñísimas cantidades de hierro disueltas en el agua de mar.

jueves, 4 de octubre de 2018

Verter Hierro en los Océanos: ¿Receta para un Desastre o Solución Ambiental? (I)

Esta es la primera de varias entradas para las cuales voy (nuevamente) a reciclar textos que escribí para otros propósitos. Las entradas dedicadas a este tema corresponden a alrededor de un año atras. Se trata de un asunto muy interesante y polémico, el cual ha sido objeto de controversias a lo largo de décadas. Sin mas preambulos, aqui va:

A mediados de octubre de 1993, el navío de investigación Columbus Iselin navegó en una zona del Océano Pacífico, alrededor de 500 kilómetros al sur de las Islas Galápagos. El objetivo de esta misión era verter una solución con cantidades de una sal de hierro, junto con hexafluoruro de Azufre (SF6), en un área de decenas de kilómetros cuadrados. Esta iniciativa se conoce como el experimento IronEx-I (Iron Enrichment Experiment: Martin et al, 1994; Coale, et al, 1998). ¿Con que propósito se vertían estos compuestos químicos al océano? Para comprender mejor los motivos detrás de esta iniciativa, es necesario primero explicar el recorrido de hallazgos e ideas que llevaron a su desarrollo.

miércoles, 25 de octubre de 2017

Premios Nobel de Física dirigen una carta al presidente de Colombia.

Los físicos Serge Haroche, del Collège de France, y David Wineland, del National Institute of Standards and Technology, fueron los ganadores del premio Nobel de física en el año 2012. Son además miembros honorarios de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Los dos científicos han dirigido una carta al actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, expresando su preocupación por la tremenda disminución del presupuesto destinado a Ciencia y Tecnología en el país, el cual valga decir que ya era bastante bajo. La carta fué enviada ayer, 24 de octubre de 2017, y está firmada por trece galardonados con el Premio Nobel en las áreas de Física, Química y Fisiología o Medicina.

A continuación, la versión traducida de la carta:


Carta de Premios Nobel a Su Excelencia, Sr. Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia.

Su Excelencia, Presidente Santos:

Nosotros, los abajo firmantes, galardonados con el Premio Nobel, le escribimos para expresar nuestra profunda preocupación en relación con el presupuesto para Ciencia y Tecnología en Colombia.

Hemos seguido desde el exterior con grandes esperanzas el progreso de su país hacia la paz bajo su liderazgo. Algunos de nosotros hemos visitado Colombia durante este largo proceso y hemos sido testigos de cómo el pueblo colombiano aspira a una vida mejor, con nuevas posibilidades de educación y desarrollo después de esta terrible guerra civil. En eventos organizados en Bogotá y Medellín por la Academia Colombiana de Ciencias y el Ministerio de Educación, hemos discutido con nuestros colegas colombianos cómo una mejor educación y un esfuerzo renovado en ciencia y tecnología ayudarían a Colombia a convertirse en un país cada vez más desarrollado. Con esta esperanza en mente, nos regocijamos cuando a Usted le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz.

Es, por lo tanto, con gran decepción que nos hemos enterado de que, en lugar de aumentar de un muy bajo 0,2% del PIB, el presupuesto colombiano para ciencia y tecnología continua siendo extremadamente bajo. La disminución constante de la financiación que ha venido ocurriendo durante los últimos años será catastrófica para los proyectos de investigación que ya están severamente desfinanciados.

Las consecuencias serán devastadoras e irreversibles, porque la ciencia y la educación son esfuerzos de largo plazo que requieren ser respaldados de manera consistente. Muchos estudiantes y académicos colombianos brillantes ya han abandonado el país debido a los terribles acontecimientos del pasado. Esta tendencia debe revertirse porque Colombia necesita a sus mejores mentes para enfrentar los desafíos del futuro. Desafortunadamente, mantener el presupuesto para investigación y desarrollo en su bajo nivel actual ciertamente amplificaría la fuga de cerebros, privando a su país aún más de los expertos en ciencia y en otras áreas que necesita para revertir su actual subdesarrollo.

Su Excelencia, no somos colombianos y Usted tal vez se pregunte porqué tratamos de influir en lo que podría parecer como un asunto doméstico colombiano. Esto se debe a que la ciencia es una actividad global que depende de la libre colaboración de científicos y académicos que pertenecen a distintos países. Por consiguiente, compartimos las preocupaciones de nuestros colegas colombianos y esperamos que su gobierno considere aumentar significativamente su presupuesto de ciencia y tecnología en los próximos años.

Respetuosamente,

Steven Chu (Premio Nobel en Física, 1997)
Claude Cohen-Tannoudji (Premio Nobel en Física, 1997)
Jerome Friedman (Premio Nobel en Física, 1990)
Sheldon Glashow (Premio Nobel en Física, 1979)
Jules Hoffmann (Premio Nobel en Fisiología o Medicina, 2011)
Serge Haroche (Premio Nobel en Física, 2012)
Wolfgang Ketterle (Premio Nobel en Física, 2001)
Jean-Marie Lehn (Premio Nobel en Química, 1987)
William Phillips (Premio Nobel en Física, 1997)
Richard Roberts (Premio Nobel en Fisiología o Medicina, 1993)
Torsten Wiesel (Premio Nobel en Fisiología o Medicina, 1982)
David Wineland (Premio Nobel en Física, 2012)
Kurt Wüthrich (Premio Nobel en Química, 2002)