Translate

.

viernes, 22 de julio de 2011

Patas equinoides, incisivos transformados en colmillos, surcos sobre la frente y la nariz, crestas en el paladar: los Proterotheriidae (parte 2).

En el post anterior se mencionó brevemente a los proteroterios, unos animalitos que recuerdan a un antílope pequeño o a una oveja. Aparte de ver su aspecto general y aprender de sus posibles parentescos, dejamos claro que algunas características de su anatomía son muy extrañas, algunas de las cuales son el motivo de una persistente comparación con los caballos. Gran parte de la informacion mostrada aquí, tanto grafica como escrita, ha sido vilmente pirateada por mi la he tomado de la monografia sobre los proteroterios escrita por Soria (2001).
En la mayoría de los proteroterios en los que se conocen las extremidades, solo hay tres dedos: el II, III y IV (índice, medio y anular)*. Mientras que el dedo de en medio siempre es mas robusto y sostiene la extremidad, con los dedos laterales reducidos, al igual que en los caballos fósiles (Scott, 1910: Paula Couto, 1979; Soria, 2001). Los metatarsos y metacarpos muestran varios grados de alargamiento en las diferentes especies.  
La mano de los proteroterios Diadiaphorus majusculus (17.5-16.3 millones de años) y Eoacuchenia primitiva (6.8-4.0 millones de años). Tomado de Soria (2001). 

viernes, 15 de julio de 2011

Falsos caballitos (o falsas gacelitas) suramericanos, de patas alargadas y dientes bajitos: los Proterotheriidae (parte 1).

Ha pasado un tiempo largo sin escribir, otras actividades (incluyendo mucho trabajo de campo y de inventario, pero también muchas distracciones más bien banales) me han mantenido alejado del blog por un largo tiempo. Mientras puedo terminar la serie sobre el tamaño corporal (hace falta leer algunas cosas para poder finalizarlo), vamos a aprovechar para conocer a este simpático grupo de mamíferos extintos suramericanos, que son poco conocidos por el publico general.
Durante aproximadamente 50 millones de años de casi total aislamiento, los mamíferos de Suramérica-Antártida evolucionaron en casi total aislamiento. En Antártida se extinguieron antes, debido al enfriamiento climático y glaciación que afectaría este continente durante los últimos 37 millones de años (Anderson, et al, 2011). En estos mamíferos encontramos interesantes y muchas veces bizarras adaptaciones, incluyendo algunas que recuerdan claramente a las desarrolladas por las formas que evolucionaron en otros continentes. Por ejemplo, ya se ha mencionado aquí que los astrapoterios recuerdan a los hipopótamos y a los elefantes, mientras que la apariencia externa de los toxodontes sin duda recuerda a la de los rinocerontes. Por otro lado, tenemos marsupiales carnívoros con “dientes de sable” y herbívoros con garras que recuerdan a los extintos calicoterios del viejo mundo. Uno de los ejemplos más mencionados en la literatura popular y técnica es el de la semejanza entre los caballos y un grupo suramericano conocido como los proteroterios (Proterotheriidae).
Si, marsupiales con dientes de sable. La fuente de la foto aqui. Mas sobre estos extraños animales y sus parientes aquí.